Anillo de papel maché

No se si conoceis a Littlefly, es un artista que hace joyas a partir de hojas de libros. Las piezas son preciosas, carísimas y muy difíciles de conseguir. Yo estoy enamorada de sus creaciones, sobre todo de los anillos, aunque he de decir que me da un poco de pena eso de agujerear un libro, sobre todo si es antiguo. En cualquier caso vale la pena echar un vistazo a su trabajo.

La cuestión es que no me he podido resistir a intentar hacer un anillo como los suyos (bueno como los suyos no, algo parecido). No se cómo los hace, sólo que se tratan de capas superpuestas de papel y pegamento. Tampoco se exactamente cómo es capaz de agujerear los libros con tanta precisión, supongo que tendrá algún tipo de máquina troqueladora. En fin, que yo he hecho una versión muy casera que espero mejorar porque me ha gustado mucho el resultado.

Primero hice un modelo con un cartón y lo utilicé para cortar las capas de papel de periódico y de papel se seda verde que utilicé.

Después fui pegando las capas de papel con cola blanca. Con las primera capas hay que tener cuidado para que queden rectas (yo las ponía a secar con un peso encima).

Cuando tuve el grosor de anillo deseado lo lijé hasta que eliminé todas las aristas, puntas, etc, y conseguí que quedara con la forma que me gustaba.

Para finalizar le di barníz satinado en spray. Di tres capas y entre capa y capa lijé con lana de acero. Al barnizar se oscurece el color y se pueden ver las vetas de color del papel de seda verde y del periódico. Y este es el resultado final.

 

 

 

Maniquí de papel maché / Mannequin form. Segunda parte.

Ya he acabado de pintar el maniquí de papel maché que mostré hace unos días. Como su futura dueña está enamorada de la colección de Yayoi Kusama para Vuitton me he inspirado en sus topos para decorar el maniquí (salvando las distancias, claro)

El material que utilicé para acabarlo fue: Gesso como imprimación, pinturas acrílicas, paletina y pinceles, lijas finas y barniz en spray.

Primero le di tres capas de gesso y lijé con lija muy fina (numeración 00 y 000) entre las capas. Después de la imprimación le di dos capas de una mezcla de pintura acrílica magenta y amarilla. Con la última capa de rojo ya seca pinté los topos (los he hecho de tres tamaños diferentes). Para finalizar una capa de barniz  satinado en spray.

Cuando esté bien seco lo atornillaré a una base de madera para que se mantenga firme y no se vuelque con el peso de los collares.

 

 

 

Abuelos

Abuelo y nieta de Osvaldo Salas

Todavía no había cumplido los tres años cuando tuve por primera vez un herpes en el labio. En aquel entonces, por cuestiones de organización familiar, vivía con mi abuelo materno, quien para escándalo de una de las hermanas de mi madre me criaba demasiado salvaje. Según él, aquella primera calentura, como lo llamaba, se curó un día que me dediqué a beber los restos de unas cervezas que habían quedado a mi alcance. Huelga decir que, aparte de curarme, acabé borracha y mi abuelo amonestado por mis tías. Esa anécdota era una de sus favoritas y siempre la contaba en las comidas familiares.

Hoy he recordado esa historia porque la querida “calentura” ha decidido visitarme otra vez, y me he dado cuenta de que las cosas que vivimos en la infancia, incluso las más simples, tienen algo de poéticas cuando los que las recuerdan son los abuelos.

Y pensando en mi infancia, en las historias de mi abuelo materno, en las risas que nos provocaban los juegos de palabras de mi abuelo paterno, en la sopa de gallina con hierbabuena de la única abuela que he conocido, me he dado cuenta de que soy huérfana de abuelos y que ya nadie puede ayudarme a revivir la infancia con la ternura que ellos lo hacían.

Hasta pronto abuelos.

Tesoros del rastrillo: Hormas de zapatos / Wooden shoe last

Llevaba tiempo buscando por el rastrillo unas hormas antiguas de zapatero, pero o estaban demasiado carcomidas o ya estaban restauradas y las vendían muy caras.

Hoy he encontrado unas perfectas, con un único agujero de carcoma, el resto de agujeros que tiene son de las puntas para clavar el cuero.

Son hormas de niño, del número 32. Cuando estén acabadas irán sobre la cómoda de la habitación de los peques.

Además de los agujeros están un poco manchadas de pegamento. Por ahora las he limpiado, lijado y puesto el tratamiento para las carcoma, así que les quedan un par de semanitas en cuarentena dentro de una bolsa.

 

Maniquí de papel maché / Mannequin form. Primera parte.

Hace tiempo que andaba buscando un maniquí de papel maché para poner sobre la cómoda de la habitación y poder colgar collares. El problema es que la mayoría son demasiado pequeños para mi gusto.

Al final comencé a buscar información para hacer uno, pero los tuturiales que encontraba era con botellas de mistol o cosas parecidas y me seguían pareciendo pequeños de tamaño.  Después de mucho mirar decidí hacerlo de la siguiente manera.

Este es el material que utilicé: malla de gallinero, alicates de corte y planos, film de cocina, papel kraft engomado, papel de periódico, cola (mezclada con agua a partes iguales) y una paletina barata.

Primero hice una estructura de malla metálica. Con unos alicates se va dando forma hasta tener algo parecido a un maniquí. Es más fácil de lo que parece, simplemente hace falta paciencia, tiempo, alicates, y unos guantes para proteger las manos

Una vez hecha la estructura la envolví en papel film de cocina y puse un par de capas de papel engomado kraft. Creo que se podría hacer directamente de periódico con cola pero me gusta más de papel engomado porque me resulta más fácil de manipular sobre la malla. Una vez seco el papel kraft desmoldé el maniquí y ya es cuestión de poner capa sobre capa de cartapesta hasta que la estructura esté suficientemente dura.

Todavía está sin decorar, a ver si en estos días lo acabo. Por cierto, al final este maniquí no se queda en casa, se va a ir a vivir con una amiga, y otro que he comenzado tiene también una mamá esperándole. El tercero será el mío (o eso espero)

Ha quedado de unos 42 cm de altura, más grandecito que los típicos maniquís para collares y más pequeño que un maniquí de pie. En la segunda parte pondré el proceso de decoración.

Inspiration board: picnic en la playa

Este mes es el cumpleaños del grande de la casa y he estado buscando ideas para su fiesta. Al final me he decidido por un picnic en la playa. Aquí todavía hace calor y es la temporada ideal para hacer una merienda-cena sin las aglomeraciones de gente de los meses de julio y agosto.

El material para envolver regalos, los cubiertos de madera y la taza de mrwonderful, servilletas de Zara Home, copa de plástico turquesa de Laura Ashley, plato turquesa de La fiesta de Olivia.  Cesta típica de la isla y botes de vidrio reutilizados como portavelas.

Para comer los adultos (y los niños que les apetezca) comida fácil de transportar y que sea fácil de manejar. Habrá pan con tomate, quesos, jamón, fuet y coca de trampó. Para beber agua, lambrusco y cava. Y por supuesto la tarta preferida del cumpleañero, tarta de manzana con baño de nata de Josefina González.

Para los más peques haremos una caja de picnic individual. La caja de Mrwonderful, los vasitos, servilletas y bolsitas para el confetti de La fiesta de Olivia. Para comer bocadillitos, cookies receta de Albahaca y canela, patatillas, limonada y golosinas caseras (vistas en Oh Happy day)

Inspiration board: Dormitorio

Tercera entrega de divagaciones sobre la decoración de mi futura casa.

Los muebles del dormitorio principal son oscuros, así que creo que para aligerar tanta madera lo mejor es que ponga la ropa y los complementos en blanco, dorado y cristal. Mi duda es el escritorio, que no se si ponerlo en blanco o en madera. Como silla pondré una ¿butaca-descalzadora-nursing chair? que tengo que restaurar. Todavía estoy pensando si dejarla en blanco con una pátina dorada o directamente pintarla de dorado y darle una pátina para envejecerla (como la de las fotos).

Opción 1

Opción 2